Tuesday, October 24, 2006

EMPECEMOS.....

Amigos Y Hermanos O Jueces Implacables

Oscurecía cuando el volkswagen rojo se aproximó a la escuela, donde al conductor lo esperaba el grupo. El joven —22 años de edad y estatura mediana— bajó del vehículo y se introdujo a un salón contiguo al habilitado como capilla, recinto de la ceremonia insólita. Iluminada apenas por un par de velas, colocadas en una mesa cubierta con un mantel blanco —dispuestos sobre ella un crucifijo, una Biblia y un rosario—, la habitación del aula escolar acogía a no más de ocho personas, la mayoría muchachos veinteañeros. Corría el año de 1982, sacudido hacia el final por una decisión severa: la nacionalización de la banca por José López Portillo, "comunista" que se desenmascaraba. La escuela "López Gomar", de la ciudad de León, Guanajuato, estaba envuelta en silencio y penumbras. El director del plantel, Tomás López Martínez, solía facilitarla para las tareas de la Organización a la que se había entregado y que al paso del tiempo le ha provisto de empleos en el gobierno y en el Partido Acción Nacional (pan). La que estaba a punto de efectuarse era una más de las ceremonias secretas que, desde los sesenta, eran cotidianas en el Bajío.., y en todo el país. De manera que, al igual que en las otras, se procedió a lo habitual. Un hombre mayor, que presidía la reunión y que ostentaba un brazalete negro, dispuso los detalles. Los jóvenes colocaron, a los costados de la mesa, dos banderas: la nacional y otra de entorno rojo y fondo blanco, en cuyo centro —bordado en negro— se dibujaba una "Y" mayúscula con una cruz atravesada. Vestidos, todos, de camisa blanca y pantalón negro, portaban a su vez un brazalete de color rojo, de militantes, con el emblema que representa a la Organización. Todo listo, el adulto dio un grito que arrancó la ceremonia del Centro "Santo Tomás de Aquino" de la región de Cristo Rey:
—¡Dios, Patria, Organización! —a cuya exclamación siguió una repetición en coro. El iniciado, que permanecía en la habitación contigua, escuchó el rezo de la oración de San Luis, rey de Francia:

Señor, enséñame a ser generoso
a servirte como lo mereces
a dar sin medida
a combatir sin miedo a que me hieran
a trabajar sin descanso
y a no buscar más recompensa
que saber que hago tu santa voluntad.

Solemne la consulta al grupo, aprobados los requisitos de su ingreso, el "padrino" fue por el muchacho, quien entró a la habitación con paso marcial y, con la misma disciplina, saludó: en firmes, dio un golpe con el puño del brazo derecho en el pecho y después lo extendió, recto.
El adulto le explicó los fines de la Organización —" evitar que el marxismo diabólico se apodere de México"— y el significado de los colores: blanco, "por la pureza de los ideales"; negro, "por el luto de los mártires", y rojo, "por la sangre que estamos dispuestos a derramar".
—¿Estás dispuesto a cumplir con los ideales de nuestra organización y aceptar sus principios de primordialidad, reserva y disciplina?
—¡Sí, estoy dispuesto! —dijo el muchacho y en seguida se le hizo repetir ante el crucifijo y la Biblia:

Yo, en pleno uso de mis facultades y sin reservas mentales de ninguna especie, juro por mi Dios y por mi honor de caballero cristiano, servir leal y patrióticamente a las actividades y propósitos de esta Organización, dándole primordialidad sobre cualquier otra y mantener en reserva su existencia y sus fines, así como los nombres de sus integrantes.

Luego, en sigilo permanente, llevándose marcialmente el puño al pecho y luego extendiendo el brazo, quien presidía pronunció en latín la frase de San Ignacio de Antioquia al ser llevado al martirio:
—¡Estad fírmus!
—¡Ut inqus perscusa! —repitió el coro cuya frase completa en español significa: "Estar firmes en la adversidad", como el yunque al ser golpeado.
—Si eres leal en los principios —le advirtió el adulto—, encontrarás en nosotros amigos y hermanos; si no, seremos jueces implacables.
Y volvió a estallar el coro: " ¡Amigos y hermanos o jueces implacables! ¡Amigos y hermanos o jueces implacables!"
—¡Bienvenido, compañero militante!
Se procedió, entonces, al festejo: un brindis, con vino tinto, en honor de la lucha contra el comunismo y la Revolución diabólica: " ¡Y por Hispanoamérica, nuestra querida patria!"
Como epílogo del cónclave, sumado ya un nuevo miembro, los jóvenes se hermanaron en la oración atribuida a Ramón Plata Moreno, el cerebro que concibió la naturaleza y estructura de la Organización:

Ante ti, María Reina, Madre de Dios y de la Iglesia,
reiteramos nuestra posición intransigente
frente al error y el pecado.
Y sabiéndote medianera de todas las gracias,
imploramos intercedas ante Dios providente
para que nos conceda la fortaleza
y constancia necesarias
como instrumentos de tu causa.
Virgen del Tepeyac, suple con tus virtudes nuestras
[flaquezas,
Mantén firme nuestra vocación, protégenos en la lucha
y guía nuestros pasos para la defensa de tu reinado
[en Hispanoamérica.
Pues ésta es una empresa de santos
y tu divino Hijo ha escogido pecadores.
Así sea.

Ramón Muñoz Gutiérrez, nativo de Lagos de Moreno, Jalisco, y avecindado en León, Guanajuato, había consumado su unión y fidelidad perpetua a la Organización Nacional del Yunque, la agrupación paramilitar de ultraderecha, hasta ahora secreta.
Para mantener el anonimato, desde entonces se llamaría Julio Vértiz, en honor de uno de los sacerdotes jesuitas que, de manera clandestina, combatieron, en los treinta, a la masonería y al marxismo mediante Las Legiones.
El adulto que había presidido la ceremonia que llegaba a su fin, Gerardo Mosqueda Martínez, vecino también de León, ordenó el retiro y la escuela quedó otra vez silenciosa y a oscuras. Su seudónimo era Vekemans, como el sacerdote belga, también jesuita, que sacudió Europa en los sesenta en su lucha contra el comunismo.
Menos de dos décadas después, el nuevo miembro de la Organización —que en Lagos editaba los periódicos Encuentro y Luz y Sonido— llegaría al poder nacional en un ascenso paulatino: jefe de la Oficina de Innovación Gubernamental de la presidencia de la República y el personaje más influyente y cercano a Vicente Fox.
Y como Muñoz Gutiérrez, Mosqueda Martínez también saltó de Guanajuato al gobierno federal con Fox: coordinador general de Delegaciones Federales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (stps), reducto de La Orquesta, como también le llaman sus miembros a la Organización Nacional del Yunque con el fin de mantener el sigilo que, por décadas, ha sido exitoso.
De menor jerarquía, pero con aspiraciones mayores, el director de la escuela, Tomás López Martínez, lleva el seudónimo de Luis Franco, conformado por el apellido del dictador español y el nombre de Carrero Blanco, líder de las Falanges.
Ex dirigente municipal del pan en León, es —desde diciembre de 2000— director del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Guanajuato (cecyteg) , estado identificado desde los setenta por el gobierno federal y la Iglesia católica como uno de los enclaves de grupos subversivos de ultraderecha, particularmente la Organización Nacional del Yunque, heredera doctrinal de la subversión cristera de la década de los veinte.

El que obedece no se equivoca

Ahí mismo, en León, la preparatoria y la Universidad La Salle fueron desde los sesenta semillero —como en casi todos los planteles del país— de numerosos cuadros de la Organización Nacional del Yunque, en una de cuyas ceremonias de juramentación fue iniciado otro prominente personaje del actual escenario político: Luis Felipe Bravo Mena. Efectuada en pleno movimiento estudiantil de 1968, la ceremonia del hoy presidente del pan contó con la participación de otros jóvenes —hombres y mujeres— que han hecho también carrera política en ese partido. Una de ellas: Ana Teresa Aranda, directora del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (dif).
Hermano de Ignacio Bravo Mena, identificado en un tiempo como uno de los dirigentes de la Organización Nacional del Yunque en Guanajuato y quien después sería jefe policiaco en León, a principios de los noventa, Luis Felipe fue un fiel militante cuando estudiaba Derecho en la Universidad de Guanajuato.
Su carrera política siguió, simultáneamente, en el pan del Estado de México y en la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el organismo que lo impulsó para penetrar ese partido y que es semillero de cuadros directivos de la Orquesta.
El juramento obligatorio explica el principio de hermandad mediante el cual Bravo Mena escaló posiciones y, al ganar la presidencia del pan, integró a miembros de la Organización Nacional del Yunque al Comité Ejecutivo Nacional de su partido.
Es el caso del diputado federal Manuel Espino, secretario general del cen del pan, quien relevó en el cargo a otro prominente miembro de la Organización, Jorge Ocejo Moreno, ex presidente de la Coparmex y coordinador de asesores de Carlos Abascal, titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (stps) desde el inicio de la actual administración.
En esta dependencia del gobierno federal laboran desde el inicio del gobierno de Fox numerosos miembros de la Organización Nacional del Yunque:
Raúl Vázquez Osorio, secretario particular de Abascal; Francisco Xavier Salazar Sáenz, Capablanca, subsecretario; Jesús Rivera Barroso, coordinador general de Planeación, quien transitoriamente fungió como subsecretario de la Reforma Agraria; Fernando Urbiola Ledezma, Emilio Jasso, director general de Presupuesto, así como Mosqueda Martínez, Vekemans.
No es casual, tampoco, que el enlace entre el cen del pan y el gobierno de Fox sea —desde marzo de 2002— Ramón Muñoz Gutiérrez, Julio Vértiz, responsable de integrar el gabinete y de aprobar —o vetar— funcionarios desde el nivel de direcciones generales hasta secretarías de Estado.
De hecho, debido a la gran influencia de Muñoz, la membresía de la Organización Nacional del Yunque es vasta en el gobierno foxista y sus integrantes han sido colocados en posiciones estratégicas.
Además de la stps y otras dependencias, proliferan los miembros del Yunque en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol): Antonio Sánchez Díaz de Rivera, subsecretario de Desarrollo Regional; Gonzalo Robles Valdés, subsecretario también; José de Jesús Castellanos López, quien inició el sexenio como coordinador de Comunicación Social y actualmente es director general de la Unidad de Enlace; Gustavo Serrano Limón, coordinador general de Servicio Social, miembro del clan que ha escandalizado por su ultra conservadurismo.
Pero también, como parte de la conspiración para conquistar y mantenerse en el poder, los miembros de la Organización están incrustados en los gobiernos estatales y municipales —y en sus respectivos congresos locales—, así como en las cámaras federales de diputados y senadores.
Aunque el grueso son miembros del pan, al que penetraron paulatinamente desde mediados de los setenta, también participan en el pri y en organizaciones empresariales, cívicas y educativas.
Es el caso de la ex diputada federal priista María de la Luz Lima Malvido, subprocuradora General de la República en la actual administración foxista, cuyo esposo, Luis Rodríguez Manzanera, fue integrante de la primera dirección del Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (muro), uno de los grupos de choque del Yunque.
En efecto, el muro, fundado en 1961, como su antecesor en Puebla, el Frente Universitario Anticomunista (fua), en 1955, fueron organismos creados deliberadamente para operar públicamente y ocultar la verdadera estructura de la Organización Nacional del Yunque, el engranaje paramilitar y ultracatólico concebido para combatir en México la "conspiración judeo-masónica-comunista".
El objetivo que se propusieron fue consumar la "Causa" en México: ordenar el Estado para instaurar la "Ciudad de Dios" conforme al Evangelio.
El Yunque es, también, el creador de otros organismos de camuflaje con tareas de aliento a la participación cívica, dentro del proyecto de "vertebración social" impulsado por la Coparmex: Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (dhiac), Asociación Nacional Cívica Femenina (Ancifem) y Comité Nacional Provida, formados en la década de los setenta.
El personaje que apareció como dirigente de dhiac y de Provida —y que explica el traslape de muchos de sus miembros—, Jaime Aviña Zepeda, es también un político vigente: responsable desde 2002 de la capacitación del pan en la capital del país, cuyo presidente, José Luis Luege, es también un prominente miembro del Yunque y, además, ex dirigente dhiaco.
La nacionalización de la banca, en 1982, estimuló el activismo de la Organización Nacional del Yunque durante esa década, cuando alternó el reclutamiento y adiestramiento paramilitar de jóvenes con acciones políticas a través de los organismos empresariales, como los foros "Atalaya" y "México en la libertad".
Y en los noventa proliferaron otras agrupaciones impulsadas por la Organización: Comisión Mexicana de Derechos Humanos (cmdh) , Coordinadora Ciudadana, de Sánchez Díaz de Rivera, y Vertebra, de Abascal Carranza, ambos presidentes de la Coparmex en periodos sucesivos desde 1993 hasta 1998.
Ideólogos del sector privado desde los setenta, Federico Müggemburg y Guillermo Velasco Arzac, Jenofonte, son prominentes miembros de la Organización Nacional del Yunque y han sido mentores de Bravo Mena desde que se avecindó laboralmente en la capital del país.
Müggemburg es esposo de Gabriela Romero Castillo, hermana de Cecilia, actual senadora del pan, quien se casó, en mayo de 2001, con Emilio Baños Urquijo, hermano de Fernando, ex presidente del muro y de la Guardia Unificadora Iberoamericana (guia), fundado en 1971, que fue también cobertura pública del Yunque y de cuya dirigencia fundacional formó parte el actual diputado federal panista Luis Pazos, prolífico vocero de la ultraderecha.
Como el de Lima Malvido con Rodríguez Manzanera, el del reputado penalista primer secretario de Organización Política del muro, esos dos casos ilustran los "matrimonios orgánicos" que ordena la Organización, en la que está proscrito el divorcio.
La relación del matrimonio Lima Malvido-Rodríguez Manzanera con sectores ultracatólicos se produjo a raíz de la publicación del libro Ganancia de pescadores, de Jorge Carpizo y Julián Andrade, quienes documentaron la influencia del arzobispo Juan Sandoval Iñiguez en la investigación del asesinato del cardenal Jesús Posadas Ocampo, ocurrida en 1983, en Guadalajara.
El abogado del arzobispo de Guadalajara, José Antonio Ortega, fue fundador de la cmdh y es cuñado de Jorge Serrano Limón, allegados todos al coordinador de los diputados panistas en el Congreso de Jalisco, Fernando Guzmán Pérez-Peláez, ex presidente nacional de dhia, cobertura de la Organización Nacional del Yunque.
Velasco Arzac, quien en los setenta fue jefe regional del Yunque en Guanajuato, Querétaro, Zacatecas y Aguascalientes, fracasó recientemente en su propósito de ser uno de los comisionados de una institución fundacional: el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (ifaip), responsable de garantizar la correcta puesta en marcha de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental.
Propuesto por Fox a recomendación de Ramón Muñoz, Velasco Arzac fue rechazado por el Senado por su inexperiencia en el tema del derecho a la información y por formar parte de organismos censores como "A Favor de lo mejor", del que fue vicepresidente Gerardo Mosqueda.
Se trató de un serio revés para el ideólogo de la Organización, que ya antes había sido depuesto como director de Participación Ciudadana tras una relación insostenible con el secretario de Seguridad Pública, Alejandro Gertz Manero.
Otro golpe previo que también resintió Velasco Arzac, y la Organización, fue no haber sido nombrado presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en 1999, cuando presidía México Unido Contra la Delincuencia, creado dos años antes a instancias del presidente de Coparmex Gerardo Aranza Orozco, hermano de Ana Teresa, actual directora del dif, ambos miembros de la Organización Nacional del Yunque.
Uno de los jefes nacionales de la Organización es, actualmente, otro ex presidente de Coparmex: Bernardo Ardavín Migoni.
Director general del Fondo Nacional para el Desarrollo Sostenible (Fundes), la organización empresarial que fomenta el desarrollo de las pequeña y mediana empresas, de la que es actualmente consejero Velasco Arzac, Ardavín presidió la Coparmex de 1986 a 1988, fue consejero del Infonavit en 1995, del que fue echado por presunción de malos manejos, y es actualmente propietario de la empresa de consultoría Estrategia Empresarial.
Ardavín fue vicerrector académico de la Universidad La Salle de 1970 a 1974 y, junto con el vicerrector administrativo, Rogelio Barrón, fomentó en los planteles el reclutamiento de nuevos cuadros de la Organización Nacional del Yunque. Uno de quienes operaban el reclutamiento es el "hermano" Francisco Serrano Limón, cuyas andanzas en Michoacán, Guanajuato y Estado de México están plenamente documentadas, inclusive la fundación del Movimiento Testimonio y Esperanza, grupo que encabeza el senador Marco Antonio Adame, estratega de imagen del cen del pan y quien, anualmente, encabeza las peregrinaciones al cerro del Cubilete.
Ardavín, quien fracasó en febrero de 2003 al intentar volver a presidir la Coparmex, tiene seis hijos, dos de los cuales participan en política: José Ramón es presidente de la Coordinadora Ciudadana en el Distrito Federal, que fundó Sánchez Díaz de Rivera, y Santiago —quien no logró ser diputado panista capitalino— es secretario particular de Sánchez Díaz de Rivera en la Sedesol.
Apenas en marzo de 2003, la Agrupación Política Nacional Coordinadora Ciudadana estrenó presidente nacional: Guillermo Velasco Arzac, cuyo hijo, Guillermo Velasco Barrera, fue jefe de asesores de Marta Sahagún en la Coordinación de Comunicación Social de la presidencia.
Y desde que la esposa del presidente Fox creó la fundación Vamos México, asumió el cargo de director de Relaciones Públicas encargado de la vinculación con organismos conservadores, como la unpf, que empujaron la edición y promoción de la Guía de Padres, auspiciada en una extraña asociación por el sindicato magisterial que encabeza la secretaria general del pri, Elba Esther Gordillo.
Otro de los ideólogos es Manuel Díaz Cid, director del Instituto de Investigaciones Políticas de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (upaep), la institución fundada en 1974 a instancia de los mandos de la Organización, luego de que no pudieron apoderarse de la universidad pública estatal.
Díaz Cid preside el Instituto de Estudios Sociales "Motolinía", precisamente con sede en Puebla, y frecuentemente imparte seminarios a funcionarios panistas y empresarios de todo el país, junto con un elenco de yunques fácilmente identificable: Müggemburg, Abascal Carranza, Sánchez Díaz de Rivera, Ardavín, Velasco Arzac, José de Jesús Castellanos, Gerardo Mosqueda...
Otro organismo usado por la Organización Nacional del
Yunque para avanzar políticamente ha sido la Unión Nacional de Padres de Familia (unpf) , que penetraron fraudulentamente, en 1975, para instaurar una directiva espuria: César Nava Miranda, presidente, y Müggemburg como vicepresidente, junto con Velasco Arzac y Eduardo Turati en la mesa directiva.
Artífice de la urdimbre, Velasco Arzac es descrito como el personaje que, durante la asamblea electiva de la unpf celebrada ese año en el Instituto Renacimiento de la colonia Roma, se paseaba en una camioneta con el emblema... del pri.
Actual presidente de Coparmex en Michoacán, Nava Miranda es padre de César Nava Vázquez, diputado federal con licencia y abogado general de Petróleos Mexicanos (Pemex), paraestatal a la que Ocejo Moreno se incorporó, en febrero de 2003, como coordinador de asesores del director, Raúl Muñoz Leos, miembro también de la Coparmex.
Igualmente improvisado en la función pública como Nava Vázquez y Ocejo, el nuevo coordinador del proyecto Puebla-Panamá, Hebert Taylor Arthur, se logró incrustar en la Secretaría de Relaciones Exteriores antes de que presentara su renuncia Jorge G. Castañeda y quien aparentemente estaría vacunado contra la infiltración de esta cofradía.
Y es que los méritos profesionales no son criterio para que los yunques sean incorporados a la administración pública. La fidelidad a la Organización —fincada en el juramento— basta para escalar posiciones en el escalafón federal, como lo han hecho en gobiernos estatales y municipales, luego del cambio de la correlación de fuerzas en el país y particularmente de la elección del 2 de julio de 2000.
Los jóvenes que, desde la década de los cincuenta, fueron reclutados y adiestrados en técnicas de combate y uso de armas, en un contexto antidemocrático y de confrontación ideológica, conforman —hoy como adultos— la nueva clase política de un país que se supone democrático y plural.

INTRODUCCION

La construcción de una nación democrática ha sido por décadas un proceso paulatino y plagado de obstáculos al que han abonado millones de ciudadanos visibles y anónimos de diferentes tendencias políticas, que acreditan un pluralismo que es preciso robustecer. Las contribuciones desde el liberalismo y la izquierda —tantas décadas proscrita ésta, aun en su expresión legal— son inobjetables, pero también la derecha ha empujado esta evolución hacia el respeto del otro. El pan como el segundo partido político más longevo en México ha hecho, en este sentido, aportes fundamentales. Lo que resulta inadmisible en el actual proceso de transición democrática, que debe aspirar a su consolidación, es que siga operando en México una cofradía secreta, cuyos militantes mantienen un juramento de fidelidad incluso al margen del partido político por el que han optado, el pan, al que deliberadamente penetraron para conquistar el poder, que ya detentan: la Organización Nacional del Yunque. Se trata de una organización secreta de inspiración católica que recluta jóvenes para adoctrinarlos y adiestrarlos en el combate físico e ideológico, con el fin de avanzar políticamente en la conquista del poder público para instaurar su muy particular forma de concebir el mundo. Este libro, que jamás se propuso ser académico, es un reportaje sobre esta organización secreta, cuyos principales dirigentes están tomando decisiones que afectan a toda la nación. La información sobre la que el autor tejió este trabajo periodístico, sin otro propósito que el de dar a conocer un asunto de inobjetable interés público, la obtuvo de documentos que se encuentran en el Archivo General de la Nación (agn) —abierto a la consulta pública por decisión de Vicente Fox desde junio de 2002—, de libros, revistas y periódicos que se han ocupado del tema a través de los años. Una parte importante de la información fue proporcionada al autor por miembros de la Organización Nacional del Yunque, personajes que se protegen en apego al secreto profesional del periodista, que juzgan incompatible con la democracia la vigencia de los juramentos de fidelidad y la operación en la oscuridad mediante seudónimos. El autor, en tanto periodista, describe, no enjuicia los datos que aquí se presentan. Cree conveniente anteponer las revelaciones a las valoraciones. Y apuesta a que los lectores, siempre inteligentes, sean quienes juzguen

EL PROLOGO

La televisión crea un público voraz al que no le basta un edificio de cien pisos que se viene abajo ni un avión que se estrella cerca del sol. Insaciable, quiere más. Un amanecer contemplará trozos del espacio sideral y al día siguiente pondrá nombre a una estrella.
La letra impresa teje su magia de otra manera. Los reporteros-redactores investigan la razón de los acontecimientos y la sinrazón de los conflictos que hacen de la existencia un azar, maravilloso y terrible a la vez. Su trabajo está en el centro del mar, tendido hacia un horizonte que nadie alcanza y hacia la profundidad a la que nadie llega. Una tarea como ésta pone a prueba la inteligencia y la intuición que nacen de pensar a solas y en silenciosa compañía multitudinaria.
A golpes de esfuerzo, Álvaro Delgado se ha ido haciendo un gran reportero. Seguirá creciendo y pronto unirá la literatura a sus dotes de investigador, contrapunto que exige la imagen luminosa de la televisión. La belleza del lenguaje no será para la filigrana narcisista, sino para la precisión, don supremo del periodismo escrito.
Perturba el libro de Álvaro Delgado, vivo el desasosiego en cada una de sus páginas. De manera sencilla, como debe ser, da cuenta de su hallazgo, minuciosa, puntualmente. La elección del año 2000 no fue sólo una épica política, sino una historia que se fue ocultando a los mexicanos, inalienable su derecho a saber.
¿Quién derrotó al sistema el 2 de julio de ese año?
Vicente Fox, el pan y aun Amigos de Fox forman apenas una parte de la respuesta, nacida de un análisis superficial de aquel proceso electoral. La realidad rebasa con mucho el llamado fenómeno Fox.
El 2 de julio se materializó en una mayoría de votos un proyecto político surgido decenios atrás, con raíces ideológicas en la ultraderecha mexicana.
A partir de esta hipótesis, Álvaro Delgado dedicó un tiempo invaluable a la investigación de una vasta red ideológica y política conocida como El Yunque, cofradía secreta, juramentada, con territorio propio: el Bajío, y con una misión propia: implantar el reino de Dios en tierra mexicana.
La lectura del libro va desgranando una historia de violencia e intransigencia, con Cristo Rey en el pecho y el anticomunismo como bandera.
El 3 de julio del año 2000, los militantes de la ultraderecha, viejos y jóvenes, se habrán felicitado con el estilo de las familias del priismo: nos tardamos, pero por fin, hemos llegado al poder.
Con ellos legó hasta arriba la frase: Dios, Patria, Organización... y el juramento: "... reiteramos nuestra posición intransigente frente al error y al pecado…”
En El Yunque no hay juicios de valor. Hay reporterismo puro: personajes de carne y hueso, nombre y apellido; relatos documentados de escenas y circunstancias reales, y una trama bien hilada que abre en canal el proyecto político que hoy gobierna el país.
Delgado describe, sin disfraces, el trabajo pionero de organizaciones radicales como muro, enemigo a muerte, sin eufemismos, de los "rojos" de la UNAM; aun parece resonar la consigna: "cristianismo sí, comunismo no". Y las pintas y las golpizas amedrentadoras.
Y los pasos consecuentes: la creación de una verdadera militancia divina y la penetración de estructuras clave. Primero, organizaciones cristianas de base, agrupaciones de padres de familia y la más importante, el Partido Acción Nacional. Todo esto contribuye a mirar con ojos claros el "fenómeno Fox".
El libro de Álvaro Delgado está destinado a convertirse en obra de consulta cuando se pretenda desentrañar lo que ocurrió el 2 de julio del año 2000.
A propósito de los medios: La televisión nos muestra la belleza del arcoiris. La palabra nos dice que no hay manera de tocarlo.

Julio Scherer García

BIENVENIDOS ¡¡¡

ESTE ES EL BLOG DE BUSCA YUNQUETOS, PORQUE SI ES PANISTA ES YUNQUERO, Y SEGURAMENTE LO ENCONTRARAS AQUI, ASI QUE ESTE ES UN BLOG DE MARCAJE PARA LOS SERVIDORES PUBLICOS DE ESTE GOBIERNO PANISTA YUNQUERO. CONOCELOS.